Casa de acogida

Conviértete en casa de acogida y cuida de un animal mientras espera a que llegue su familia definitiva.

Ser casa de acogida es una experiencia maravillosa

Hay muchas razones por las que un animal no puede permanecer en el albergue: gatos (no tenemos espacio para ellos), animales viejitos o que se están recuperando de una operación, cachorros sin madre, etc.

La labor de las casas de acogida se hace imprescindible para el cuidado de estos animales, siendo una vivencia muy bonita que requiere un alto compromiso.

Quiero ser casa de acogida

Sin gastos

El albergue se ocupa de sufragar todos los gastos que genere el animal: comida, gastos veterinario y sus objetos personales.

Asesoramiento

El albergue asesorará y ayudará a la casa de acogida ante cualquier duda o problema que pueda surgir con la convivencia, tanto veterinario como conductual.

Disponibilidad e información

La casa de acogida estará disponible para acudir al albergue con el animal o recibir a posibles adoptantes.

Informará al albergue ante cualquier cambio, accidente o alteración en el animal, su salud o su entorno.

Fotografías

La casa de acogida enviará fotos e información periódicamente para favorecer la adopción del animal.

Si quieres adquirir el compromiso de ser casa de acogida, ponte en contacto con nosotros